• LN. Aquiles Rubio Blancas

Dieta Mediterránea para disfunción eréctil

Actualizado: 16 de ene de 2019


¿Qué es la disfunción eréctil?


La disfunción eréctil comunmente conocida como impotencia es la incapacidad para lograr y mantener una erección suficiente como para llevar a cabo el coito completo (penetración y llegar al orgasmo. Esta enfermad tiene repercusiones negativas en la calidad de vida de las personas que la padecen, ya que les producen problemas emocionales y de pareja. Cada vez es más común que hombres presenten este problema, se estima que para el año 2025 cerca de 332 millones de hombres en el mundo padecerán esta enfermedad, se ha reportado que hombres entre 40 y 70 años tienen una prevalencia de 52%, actualmente en México se calcula que su prevalencia es de 33.8% de la población.


¿Que factores intervienen en el desarrollo de la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es una enfermedad es multifactorial. Su etiología se puede dividir en psicógena y orgánica, y esta última en tres grandes grupos: falla para el inicio (neurogénica), falla en el llenado (arteriogénica) y falla en el almacenamiento (venogénica y cavernosa). Hay padecimientos que pueden predisponer a los pacientes a presentar este problema con mayor frecuencia, tales como el tabaquismo, la obesidad, la hipertensión arterial, y la diabetes mellitus. De hecho, en ocasiones, la primera manifestación de algunos padecimientos puede ser precisamente la disfunción eréctil. Así mismo, algunos medicamentos empleados para tratar padecimientos como la hipertensión arterial, la úlcera péptica o la depresión, también pueden ser la causa de disfunción eréctil por lo que hay causas: anatómicas, vasculares, endocrinas, psicológicas, emocionales y medioambientales.


¿Cómo se diagnostica la disfunción eréctil?


Existen diversas herramientas que ayudan a los profesionales de la salud poder diagnosticar este problema, una de ellas es “Índice Internacional de Función Eréctil 5 ítems” (IIEF-5), es un instrumento validado, altamente sensible y especifico, que por medio un cuestionario autoaplicable de cinco preguntas se puede identificar la severidad de la disfunción se puede dividir en tres grupos principales:


1.- Sin disfunción eréctil

2.- Grado Leve

3.- Grado Leve-moderado

4.- Grado Moderado

5.- Grado Severo


La dieta Mediterránea


La primera línea del tratamiento en la actualidad depende en parte de la causa, sin embargo, los tratamientos farmacológicos más comúnmente empleados son útiles para la mayor parte de los casos, independientemente de su etiología. El médico, preferentemente el urólogo es quien debe determinar el tratamiento específico para cada paciente. Sin embargo, una parte fundamental para la prevención y tratamiento de este padecimiento tiene mucho que ver con la dieta y el ejercicio ya que ambos están íntimamente relacionados con las causas ya mencionadas de este problema como la obesidad, la hipertensión arterial y la diabetes.


Existen diversos estudios donde se muestra que el mejorar los hábitos como dieta y ejercicio ayudan a disminuir la severidad de la disfunción eréctil. La dieta mediterránea ha demostrado que puede ser eficaz en el mejoramiento de la función sexual en hombres con obesidad y síndrome metabólico, esta fue identificada por primera vez en el estudio de los siete países realizado por Ancel Keys en 1970, este tipo de dieta está caracterizado por un consumo abundante de frutas, verduras, leguminosas, cereales integrales y un bajo consumo de grasas saturadas, así como un alto consumo de grasas monoinsaturadas.



La dieta mediterránea tiene beneficios en la prevención y tratamiento de la disfunción eréctil debido a que mejora el metabolismo de lípidos y de la glucosa, además, puede aumentar las concentraciones en sangre de arginina que a su vez aumenta las concentraciones de óxido nítrico. Por lo que se ha comprobado que la severidad de la disfunción eréctil disminuye en hombres que se apegan a una dieta tipo mediterránea, además mejoran sus niveles de testosterona en sangre y la calidad del semen es mayor.


Por lo que es importante que los hombres desarrollen conductas saludables que mejoren su calidad de vida, además de evitar enfermedades crónico-degenerativos y mejoren su desempeño sexual, estos cambios pueden ser guiados por profesionales de la salud en un equipo multidisciplinario en el que intervienen el Urólogo y el nutriólogo para tener mejores resultados en el tratamiento de esta enfermedad.



Puedes consultar más información de la dieta mediterránea en el capítulo que escribí en el siguiente link: https://www.researchgate.net/publication/330006243_Mediterranean_Diet_and_TLC_Diet_Dieta_mediterranea_y_Dieta_TLC


Sigue al tanto de mis publicaciones en mi blog, y en la página oficial de Facebook,

https://www.facebook.com/Greek-Nutrition-308543193100815/



Referencias bibliográficas:


1. Della Camera PA, Morselli S, Cito G, Tasso G, Cocci A, Laruccia N, et al. Sexual health, adherence to Mediterranean diet, body weight, physical activity and mental state: factors correlated to each other. Riv Urol. 2017;84(4):221–5.


2. Folgar-Contrera M, Ramos-Rodriguez M, Pastrana-Gonzalez K. DISFUNCIÓN ERÉCTIL EN POBLACIÓN GERIÁTRICA MASCULINA CON HIPERTENSIÓN ARTERIAL EN TEGUCIGALPA HONDURAS. Rev Cient Cienc Med. 2018;21(1):60–7.


3. La J, Roberts NH, Yafi FA. Diet and Men’s Sexual Health. Sex Med Rev. 2018;6(1):1–15.


4. Rosen R, Cappelleri J, Smith M, Lipsky J, Peña B. Development and evaluation of an abridged, 5-item version of the International Index of Erectile Function (IIEF-5) as a diagnostic tool for erectile dysfunction. Int J Impot Res. 1999;11:319–26.


5. Tang Z, Li D, Zhang X, Yi L, Zhu X, Zeng X, et al. Comparison of the simplified International Index of Erectile Function (IIEF-5) in patients of erectile dysfunction with different pathophysiologies. BMC Urol. 2014;14(1).


6. Eleazu C, Obianuju N, Eleazu K, Kalu W. The role of dietary polyphenols in the management of erectile dysfunction–Mechanisms of action. Biomed Pharmacother [Internet]. 2017;88:644–52.


7. Kouidrat Y, Pizzol D, Cosco T, Thompson T, Carnaghi M, Bertoldo A, et al. High prevalence of erectile dysfunction in diabetes: a systematic review and meta-analysis of 145 studies. Diabet Med. 2017;34(9):1185–92.


8. Nguyen HMT, Gabrielson AT, Hellstrom WJG. Erectile Dysfunction in Young Men—A Review of the Prevalence and Risk Factors. Sex Med Rev [Internet]. 2017;5(4):508–20.


9. Eduardo G, I VC, Mariano SZ, B CM, Héctor Q, Guillermo F, et al. Prevalencia de disfunción eréctil en una muestra de población joven en México. 2014;72(5):245–9.


10. Di Vincenzo A, Busetto L, Vettorr R, Rossato M. Obesity, Male Reproductive Function and Bariatric Surgery. Front Endocrinol. 2018;9(December):769.


11. Di Francesco S, Tenaglia RL. Mediterranean diet and erectile dysfunction: A current perspective. Cent Eur J Urol. 2017;70(2):185–7.


12. Acuña A. Etiología y clasificación de la disfunción eréctil. Elementos clínicos y estado del arte. Rev Urol Colomb [Internet]. 2007;XVI(1):35–50.


13. Ludwig W, Phillips M. Organic causes of erectile dysfunction in men under 40. Urol Int. 2014;92(1):1–6.


14. Urquiaga I, Echeverría G, Dussaillant C, Rigotti A. Origen, componentes y posibles mecanismos de acción de la dieta mediterránea. Rev Med Chil. 2017;145(1):85–95.


15. Keys A. Coronary heart disease in seven countries. Circulation. 1970;41(4):1–211.


35 vistas
  • whatsapp-155-721985
  • Facebook icono social
  • icon
  • Icono social LinkedIn
  • 31515885
  • 600px-Mendeley_Logo_Vertical
  • proyecto-claudia
  • logo_incmnsz
  • b-S_uhiG_400x400

©2019 by Greek Nutrition.